botox fisura anal

BOTOX Y FISURA ANAL

Te explicamos en qué consiste el tratamiento de la fisura anal con botox.

¿Qué es una fisura anal?

La fisura anal es una pequeña herida o desgarro a nivel de la mucosa anal. La mayoría se curan espontáneamente o con medidas higiénico-dietéticas básicas. Ocurre con más frecuencia en personas que tienen dificultad defecatoria por tener el esfínter anal más contraído de lo habitual (hipertonía).

Esta hipertonía del esfínter anal disminuye la llegada de sangre a la mucosa anal. Esto retrasa la cicatrización de la fisura. Y genera un círculo vicioso: dolor, contracción del esfínter y dificultad para la cicatrización.

¿Qué tratamientos existen para la fisura anal?

Los tratamientos más modernos se han enfocado en la relajación de los músculos del esfínter anal. Entre estos se encuentran las pomadas de nitroglicerina y los bloqueadores de los canales de calcio. Se ha visto que disminuyendo la presión esfinteriana aumenta el flujo sanguíneo en la zona lo que ayuda a curar las fisuras.

Cuando a pesar de todas estas medidas no logramos hacer que cicatricen las fisuras, el tratamiento clásico propuesto era la esfinterotomía lateral interna. Este procedimiento consiste en cortar fibras del esfínter anal interno. Aunque produce buenos resultados en cuento a la curación y la disminución de reaparición de las fisuras, es un procedimiento irreversible y con efectos adversos poco deseables como la incontinencia a gases o a heces de hasta un 30%.

El Botox en la fisura anal.

En la actualidad tenemos una alternativa a la cirugía: la toxina botulínica, mejor conocida como Botox. Al igual que en su uso cosmético, lo que hace es paralizar temporalmente el músculo que en el caso de las fisuras es el esfínter anal. Al hacer que el músculo no se contraiga, se favorece la llegada de sangre a la zona de la fisura y por lo tanto su cicatrización. Se usa como segunda línea para el tratamiento de la fisura anal cuando los otros tratamientos no han funcionado y como alternativa a la cirugía.

¿Qué ventaja tiene el uso de Botox para la fisura anal frente a la cirugía?

Tiene la ventaja de que es un procedimiento reversible ya que su efecto solo dura de 2 a 4 meses. Evitamos con ello heridas en la zona anal y sus posibles complicaciones, disminuyendo la posibilidad de incontinencia anal.

¿Existe evidencia para el uso del Botox en la fisura anal?

El ensayo clínico aleatorizado comparando la toxina botulínica con la pomada de nitroglicerina en las fisuras anales crónicas (Brisinda et al, Br J Surg 2007, PMID: 17256809), concluye que el Botox fue más efectivo y produjo menores efectos adversos que la pomada (como el dolor de cabeza de intensidad moderada-grave).

La revisión de la Cochrane del 2012 (Nelson et al, Cochrane Database Syst Rev. 2012, PMID: 22336789) también avala el uso de la toxina botulínica como alternativa para el tratamiento no quirúrgico de las fisuras anales crónicas.

¿En qué consiste el procedimiento?

La técnica consiste en dos pequeñas inyecciones a nivel del esfínter anal. Se realiza de manera ambulatoria y se puede hacer vida normal después del procedimiento. Es una técnica bien tolerada por los pacientes. No necesita anestesia general o epidural, aunque puede aplicarse un anestésico tópico antes de la intervención para disminuir las molestias.

¿En qué personas estaría indicado el uso de Botox?

Se podría usar para todas aquellas personas con una fisura anal que no mejora después de aplicar medidas básicas o tratamientos tópicos, y que estén preocupadas por el posible riesgo de incontinencia anal en caso de plantearse la cirugía.

Sería especialmente beneficiosa en aquellas personas con mayor riesgo de incontinencia, como pacientes con:

  • cirugías anales previas (incluyendo esfinterotomías)
  • múltiples partos vaginales
  • incontinencia urinaria (ya que se asocian con frecuencia)
  • trastornos que cursen con diarrea (como el síndrome del intestino irritable o la enfermedad inflamatoria intestinal).

Si quieres saber más sobre este procedimiento, no dudes en escribirnos a nuestra página de CONTACTO.

¡Gracias por leernos!

*Artículo escrito por la Dra. Karina Cuiñas .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Paseo de la Habana, 170

915 295 891

HM Montepríncipe

HM Montepríncipe

699 606 005

Escríbenos a

Escríbenos a

info@ipromad.es

Ven a vernos

Ven a vernos

Reserva tu cita